Este informe proporciona una visión general de la situación de la Resistencia Antimicrobiana (RAM) en los Estados miembros, además de describir buenas prácticas que pueden ser útiles para abordar la RAM en general y el uso de antimicrobianos en animales en particular. En general, el informe muestra que casi todos los países han puesto en marcha, o están desarrollando, estrategias y políticas para impulsar el uso racional de antimicrobianos.

Estos incluyen varias iniciativas de autoridades competentes y/o partes interesadas; por ejemplo, objetivos para la reducción del uso de antimicrobianos y prohibiciones del uso de antimicrobianos de importancia crítica, en determinadas especies animales.

Los veterinarios desempeñan un papel clave al alentar a los productores a adoptar medidas preventivas que eviten la necesidad del uso de estos fármacos, al tiempo que toman decisiones sobre los antimicrobianos más apropiados a prescribir. Esto se ha visto reflejado en las políticas implementadas por los países europeos, que informan sobre reducciones significativas del uso de antimicrobianos, o un uso generalizado “bajo”.

El efecto combinado de políticas implementadas a todos los niveles, puede resultar en una reducción sustancial del uso de antimicrobianos, de más del 50% (incluso cuando las estrategias nacionales se encuentran en una etapa temprana o las políticas adoptadas son de carácter voluntario)

Los múltiples factores que influyen en el desarrollo de RAM dificultan cuantificar el impacto de medidas específicas, aunque el análisis de las RAM vs uso de antimicrobianos, muestra una relación directa entre la disminución de uso de antimicrobianos y la reducción de la frecuencia de RAM.

Las misiones de investigación por parte de la Comisión Europea, han continuado durante el 2017 y se planean más visitas para este año 2018.