La EFSA ha evaluado el riesgo que supone para la salud humana y animal la micotoxina moniliformina por su contenido en alimentos y piensos.

Presencia en alimentos y piensos

La moniliformin (MON) es una micotoxina de bajo peso molecular producida principalmente por hongos del género Fusarium y se encuentra predominantemente en granos de cereales destinados a consumo humano o alimentación animal, tanto en maíz, trigo, cebada y avena, así como en productos derivados. Además, se ha encontrado co-presencia con otras micotoxinas, en particular, con tricotecenos, enniatinas, beauvericina y zearalenona.

La EFSA ha considerado 3.205, 806 y 504 resultados analíticos de MON para alimentos, piensos y granos no procesados respectivamente, y todos ellos cumplían los límites establecidos por EFSA. Las concentraciones medias más elevadas de MON se encontraron en las siguientes categorías de alimentos: “Granos para consumo humano”, “Snacks”, “Cereales para el desayuno”. Para alimentación animal, en la categoría de “Granos de cereales” y para granos sin procesar en la categoría “Granos de cultivos”.

Toxicidad

La información disponible sobre la toxicidad de esta micotoxina es limitada. Se conoce que presenta hematotoxicidad y cardiotoxicidad como principales efectos adversos para la salud de las personas y animales y que causa alteraciones cromosómicas in vitro, pero no se identificaron datos de genotoxicidad en vivo ni datos de carcinogenicidad.

Salud humana

El Panel CONTAM de la EFSA no pudo establecer valores guía para la salud humana de ingesta de MON vía alimentaria (HBGV) debido a los pocos datos de toxicidad disponibles, pero sí estableció márgenes de exposición (MOE).

Por una parte, estableció un MOE de 6,0 mg / kg de peso corporal (pc)/día para la cardiotoxicidad de y otro de 0,20 mg MON / kg pc/ día para los riesgos hematológicos. Estos MOEs indican un bajo riesgo para la salud humana, pero se asociaron con una alta incertidumbre.

Sanidad Animal

Los datos de toxicidad disponibles para aves de corral, cerdos y visones indicaron que la exposición al MON vía consumo de piensos presenta un riesgo bajo o incluso insignificante para dichas especies animales según las prácticas actuales de alimentación.

Para el resto de especies, EFSA consideró una sensibilidad similar o menor que en cerdos, concluyendo que el riesgo es bajo o incluso insignificante por no disponer de datos de toxicidad adecuados para poder caracterizar el peligro.

Incertidumbres

El Panel concluye que se necesitan estudios adicionales de toxicidad de MON, así como datos de presencia de dicha micotoxina en alimentos y piensos, con el fin de poder realizar una evaluación de riesgo exhaustiva para la salud humana.